Una buena noticia científica: un mundo menos contaminado es posible

Una buena  noticia científica: un mundo menos contaminado es posible

Una de las pocas noticias buenas que hemos escuchado en las últimas semanas es cómo los niveles de concentración de dióxido de nitrógeno, uno de los principales responsables de la contaminación del aire, han disminuido una media del 64 por ciento en las principales ciudades españolas. Resulta irónico que, ahora que tenemos un aire más limpio que nunca, salgamos con mascarillas a la calle. Por si alguien aún tenía alguna duda, el confinamiento global ha demostrado cómo la contaminación atmosférica es la consecuencia de la acción humana descontrolada.

Sin embargo, llegará un momento en que todo vuelva a la normalidad y que las ciudades se llenen de coches y las fábricas se pongan a pleno rendimiento. ¿Y entonces qué? Quizás este stand by podría ayudarnos a replantearnos qué podemos hacer por nuestro planeta.

En el discurso actual sobre el cambio climático, uno de los retos que está sobre la mesa es la disminución de los recursos y el uso de un combustible que cambie el paradigma de la industria energética.

El combustible de hidrógeno se presenta como un potente candidato. Produce solamente agua, por lo que es mucho más limpio que nuestros combustibles fósiles actuales. Sin producción de gases tóxicos y sin contribución negativa al cambio climático, el hidrógeno puede ser la respuesta a un futuro de energía más limpia. Entonces, ¿por qué no se usa ampliamente?

La primera razón es que el hidrógeno es altamente inflamable y se escapa con mucha facilidad de los tanques de almacenamiento, lo que implica un gran riesgo durante su uso y manipulación. En segundo lugar, aunque el hidrógeno puro se produce naturalmente en la Tierra, no se encuentra en cantidades suficientes para una utilización rentable.

Pero por suerte, un equipo de científicos japoneses de la Universidad de Ciencias de Tokio ha identificado una técnica novedosa de uso de un óxido (la goethita) y luz para acelerar la producción de hidrógeno a partir de soluciones de desechos orgánicos. A pesar de encontrarse en una etapa preliminar, este hallazgo puede revolucionar la industria de la energía limpia.

Si quieres aprender un poco más sobre el hidrógeno como fuente de energía consulta este video de la Universidad Rovira i Virgili.

Leave a Reply

Your email address will not be published.