Emociones y pedagogía en tiempos de coronavirus

Emociones y pedagogía en tiempos de coronavirus

El cierre de las escuelas y la precipitación por abordar una formación online con alumnos desde  infantil hasta universidad, sin haber realizado una planificación previa, ha derivado en acciones aisladas de profesores preocupados por llegar a sus alumnos sin saber muy bien cómo, con qué recursos, ni cómo abordar una formación online. 

La formación online no es igual que la formación presencial. Debemos contemplar factores como los dispositivos que dispone la familia, la edad evolutiva del niño o joven, su autonomía, si legalmente puede o no disponer de una cuenta de correo, la autogestión, la comunicación, la colaboración, su competencia digital, tiempos de trabajo autónomo y tiempos de conexión entre alumnos y profesores, etcétera. 

No sólo eso. Se debe contemplar también la facilidad que tienen las familias para aprender el uso de una plataforma o la realización de videoconferencias. Por eso, uno de los primeros pasos es ayudar a las familias a entender cómo se va a trabajar y de qué herramientas nos vamos a dotar, teniendo en cuenta que en muchos casos se les tendrá que explicar cómo se usan.

Una de las primeras cuestiones que el centro debe plantearse es si todas las familias tienen recursos tecnológicos y si tienen acceso a datos de internet. Por otro lado, qué plataforma vamos a utilizar, como centro, para depositar contenido y revisar tareas, así como cuándo y cómo me voy a conectar por videoconferencia con mis estudiantes. 

Además de estas cuestiones no podemos olvidar que estamos en un momento de crisis generalizada, y que por tanto, debemos priorizar los objetivos y estándares pendientes para abordarlos de manera global y contextualizada. Lo prioritario ahora no es hacer ejercicios del libro, sino acompañar al alumnado en su proceso de aprendizaje y si son mayores, en su estudio. 

Las videoconferencias deberían convertirse en espacios para consultar dudas, trabajar en equipo, practicar, revisar y ofrecer feedback de mejora. 

Por este motivo, y para comenzar a pensar desde la pedagogía antes que en la tecnología, diseñamos esta infografía con las 5 Cs de la docencia durante el periodo de confinamiento: Comunicación, Colaboración, Contextualización, Corrección y Comentarios. 

Hace poco ofrecimos una webinar conjuntamente con Enrique de la Torre, psicólogo, psicoanalista, psicólogo sanitario, que nos detalla cuestiones importantes desde la emoción a considerar en esa relación del acto pedagógico entre docente y alumno para que tenga lugar un aprendizaje efectivo. En ella tratamos el abordaje de la pedagogía, la psicología y la tecnología para esta situación actual. 

Os dejamos la webinar para que podáis ver y comprender mejor cómo afrontar en este momento el proceso de enseñanza-aprendizaje. 

Pedagogía para el éxito surge en 2011 como fruto de la experiencia en proyectos educativos relacionados con la inclusión, los trastornos afectivos y dificultades sociales, y el encuentro con la tecnología digital. Está integrado por un equipo multidisciplinar, encabezado por:

  • Déborah Martín R. Doctora en Educación por la UCM. Psicóloga Forense. Criminóloga. Máster en Innovación e investigación educativa. Ha sido directora de centros socio-educativos de adultos y adolescentes con trastorno de conducta y dificultades emocionales. 
  • Natalia Orenes Martínez. Máster Universitario en Formación del  profesorado de Educación secundaria, Bachillerato y Formación profesional (Especialidad: Tecnología). Graduada en ingeniera del Software e ingeniera técnica en Informática de Gestión. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.