Educar en tiempos de coronavirus, por Francesc Nogales

Educar en tiempos de coronavirus, por Francesc Nogales

Como docente siempre he creído que la colaboración escuela-familia es fundamental en la educación de los niños y jóvenes. Esa fue la idea principal de mi charla TEDx «La clase es cosa de tres». 

 Ahora, por sorpresa y sin previo aviso, son esas familias las encargadas de la educación, y nosotros, los docentes, los responsables de ayudar desde la distancia. Justo al revés de como era antes, los profes como responsables y las familias apoyando en la distancia, desde casa.

Han surgido muchos inconvenientes que todos hemos resuelto con flexibilidad. Profes que siguen dando todas las clases de forma telemática con conexiones mediante Zoom u otras aplicaciones, todo un problema cuando los padres también teletrabajan. Otros que han entregado un listado de deberes y fotocopias para imprimir, con el estrés para las familias para imprimir, tener folios, y obligar a sus hijos a hacer deberes como los que se mandaban antes del coronavirus.

¿Qué pautas hemos dado algunos maestros?

  • Obligatoriedad relativa. Nada es obligatorio, todo es posible. Debemos adaptarnos a las posibilidades de cada familia, los que tienen tiempo y los que no.
  • Recursos digitales y no digitales. No podemos centrar todo en aplicaciones móviles o PC, ya que algunos no disponen de buena conexión o de ordenadores. Por ello es fundamental ofrecer también alternativas creativas.
  • Ofrecer recursos divertidos, para toda la familia y que impliquen un aprendizaje.

 Por supuesto, hay colegios que se limitan a hacer lo mínimo, pero más allá de las directrices «mínimas» marcadas por colegios (en serio, algunos deberán revisar su planteamiento en el futuro) los docentes tenemos la responsabilidad de ofrecer ese acompañamiento que también educa:

  • Nuestra ética profesional nos hace no abandonar a ningún alumno. Por ello debemos contactar diariamente, y de forma individual con todos ellos, dándoles pequeños mensajes, retos educativos o propuestas para ese día.
  • Debemos ser portadores de esperanza, de buena noticia, y ayudarles psicológicamente.
  • Y por último, debemos convertir esta situación en una oportunidad de aprendizaje, tanto para ellos como para nosotros.

 A continuación os dejo algunos ejemplos de actividades muy divertidas que podemos hacer:

–       Representar un cuadro o artista. Los niños pueden investigar al autor o a un personaje conocido. Os adjunto una foto del profe que sirvió de ejemplo en esta actividad.

–       Todos hemos visto cómo Google nos permite tener animales en 3D en el salón. Es bueno que cataloguen al animal, investiguen sus peculiaridades, y de esa forma una actividad de entretenimiento se convierte realmente en algo educativo.

–       Y una última que os ofrezco es investigar qué son los xilemas de las plantas. Para ello, en un bote ponemos agua con colorante (azul o rojo) e introducimos una hoja de lechuga durante 24 horas. Observaremos lo que sucede y si el colorante era alimentario podremos comer ensalada multicolor.

 Este tipo de propuestas nos hacen divertirnos a todos, y además aprender de una forma amena. Ahí está el arte del docente, en saber relacionarlo con los distintos contenidos que el alumno debe aprender.

Francesc Vicent Nogales Sancho ha sido destacado como 2º mejor docente de España 2019, en los Premios Educa Abanca. Es maestro del Colegio San Enrique, de Quart de Poblet (Valencia).

Leave a Reply

Your email address will not be published.